¡Feliz 45 aniversario: Constitución 1978!

Paloma A. González Loché

 

Somos, pueden creerme, un pueblo inmaduro que al parecer no se cansa de dar bandazos y siempre dispuesto a creer que el voto es escribir una carta a los Reyes Magos o a Papá Noël (o Santa Klaus) según el país. ¡Eso es lo que somos! Nuestros políticos son perfectamente “unos aprovechados de la inmadurez del pueblo y esperan cada turno respectivo sentados en sus poltronas”. Lo he dicho claro: poltronas. Quiero creer que, aunque hay que hablar en plural, muchos políticos se salen de este indigno esquema. Aunque algunos cometan grandes errores.

 

Respecto a la alternancia en el poder, provoca algo muy peligroso, nada de lo que yo aporte es mejor que un importante artículo de un reconocido politólogo al que obviamente admiro, y que pone de manifiesto los peligros. Es como si unos y otros estuvieran esperando “su turno”.

 

“La reconversión de Feijóo” de José Luis González Quirós https://tinyl.io/9sPM

 

Cuando una izquierda devasta económicamente un país, obviamente por corrupción —que nadie lo dude—, se suman los tratos de favor a sus corruptos e incluso “acomodando a la Justicia para que todo salga mejor”. Invito a leer su artículo ¡Es para pensar!

 

Pero voy a más ¡Algo insólito en una democracia! Querer “elegir” a los que te tienen que juzgar… creo que esto sólo se da en España y supongo que en alguna república bananera. Al fiscal general “lo designa” el Ejecutivo… ¿Y esto no confiere impunidad para los actos del Ejecutivo que precisamente ha de controlar? ¿O al menos “algo” de impunidad? Y eso por no hablar del Ordenamiento Jurídico español, comenzando por el Constitucional, en parte el Tribunal Supremo y los aforamientos por virtud de lo cual: cualquier político es juzgado por un tribunal “preferente” distinto al del español de a pie. ¡Así vamos muy mal! No sé si Europa se implicará pero este último “dirigente” nos está llevando al caos: moral, social y económico. ¡Hasta para “los suyos” que aún conservan el poder de raciocinio! Mal lo tendrán si no le ponen un “hasta aquí”.

 

Luego hablarán algunos de que intentan “frenar a la casta” y se “acomodan” en carísimos lugares de ensueño pagados por todos, puestos a ser sinceros. Y seguirá existiendo gente que se lo crea y llamará facha a lo que “le suene a derecha” (porque muy cultos tampoco es que lo sean) sin enterarse de que “FACHA” a lo único que califica es a ese grupo que va de vendedor de moralina barata, que te dice lo que tienes que pensar, y te esperan represalias si no lo haces… y algo que olvidan: es la conducta lo que lo define y quienes lo dicen son “exactamente fachas” y obviamente están en la izquierda y en la derecha.

 

Así, de entrada, distingo (me voy al pasado para no herir susceptibilidades, porque luego todos son muy susceptibles) a Mussolini, a Hitler ¡y a Stalin! Por no hablar de Castro, etcétera. Pasando por todos los muchos grupos de dictadores que es lo que definitivamente determina el término “facha”: castradores del pensamiento ajeno al que intentan monopolizar, y si no lo pone el diccionario ¡se lo digo yo que encontré a unos cuantos a lo largo de mi vida!

 

A simple vista, y mientras no se prohíba que se pueda “negociar con grupos minoritarios” contrarios ¡además! a  la Constitución y leyes del Estado, estamos a merced de cualquier “cantamañanas” aprovechado que hará de su capa un sayo y de su voluntad ¡¡¡la ley!!! Ésta es la primera medida que ha de prohibirse y la que incapacite la elección. Máxime cuando se lesionan los derechos e intereses de todos aquellos que, aunque no nos gustase la forma del Estado al 100% ni su Constitución, hemos aprendido a vivir en relativa convivencia desde hace ya 45 años un 29 de diciembre de 1978.

23 Comentarios
  • Maria del Mar
    Publicado a las 20:29h, 05 diciembre Responder

    Maravilloso artículo y muy descriptivo. Me ha encantado

    • @dmin
      Publicado a las 23:18h, 05 diciembre Responder

      Muchísimas gracias Mar.
      ¿Qué puedo decirte? Me alegra mucho que te haya gustado.
      Un beso fuerte.

  • Montserrat Garcia
    Publicado a las 22:36h, 05 diciembre Responder

    Dan ganas de montar un partido al estilo de “Teruel Existe “ pero que se denomine “España existe “ a ver q pasa ‼️
    Paloma, eres estupenda.????

    • @dmin
      Publicado a las 23:17h, 05 diciembre Responder

      ¡Bienvenida Montse!
      Me alegra que te haya gustado el artículo. Creo que tienes razón, España existe.
      Mil gracias por tu valoración respecto a mí.
      Un abrazo fortísimo.

    • Fernando
      Publicado a las 22:32h, 06 diciembre Responder

      Solamente si es capaz de salir de mejor calidad, porque los Teruel Existe y Aragón Existe y similares hasta la fecha han hecho lo que todos y son unos más dentro de la banda choricera.

  • José Albino López Cuesta
    Publicado a las 01:01h, 06 diciembre Responder

    No estoy muy seguro de que este 45 cumpleaños de la constitución vaya a ser muy feliz, ni tan siquiera que vaya a cumplir alguno más… al fin y al cabo, los más felices son esas miríadas de políticos prosperando en un ecosistema de pura predación. Creo que lo que vaya a llegar, lo tendremos bien merecido. No sé muy bien cómo terminó el «rosario de la aurora», pero temo que pronto se verá algo parecido.

    “¡Ay de los pueblos gobernados por un poder que piensa en la conservación propia!”.
    (Jaime Balmes)

    Buen artículo, como siempre.
    Gracias, Paloma.

    • @dmin
      Publicado a las 10:46h, 06 diciembre Responder

      Querido José…
      Yo, como Balmes, me sumo a su precisa y atinada exclamación. Los poderes piensan en la conservación propia pero nosotros debemos forzarlos para que piensen en la del conjunto de ciudadanía a la que pretenden gobernar. Para mí eso es la democracia, y se habría preservado si se revisa la Ley de Partidos poniendo a cada uno en su lugar: gobernantes y gobernados pero ¿quién pondrá el cascabel al gato?
      Un beso.

  • Marina Miranda
    Publicado a las 01:08h, 06 diciembre Responder

    Pues ¿qué decir? no te faltó ni punto ni coma. A mi que me digan facha, pero a grandes males, grandes remedios, a la izquierda hay que combatirla con mano dura, estilo Margaret Thatcher. Y yo sí sé de dictaduras de izquierda.. Un abrazo enorme querida Pami !!!

    • @dmin
      Publicado a las 10:43h, 06 diciembre Responder

      Mil gracias mani:
      Es cierto, hay que combatir a cierta izquierda, sobre todo a la impositiva que nos quiere conducir al lavado masivo de cerebro (a ser fachas). Sé que sabes lo que son las dictaduras de izquierda. Yo conocí una dictablanda (en mi época pero dictadura al fin) de derechas y ¡prefiero la democracia! que para mi es el concurso de personas inteligentes que saben a quienes elegir para poner en marcha las aspiraciones ¡lo que tampoco se consigue! Por eso sigo defendiendo esta Constitución… aunque tenga cosas que no me gusten.
      Besos.

  • Carmen Gil Hernández
    Publicado a las 06:05h, 06 diciembre Responder

    Buenos días , Pami !
    Maravilloso escrito y una buena percepción de los hechos que viene sufriendo España desde hace años.
    Mi humilde opinión ,
    Desde que se fundó dicha constitución , jamás se cumplió , los dos partidos de turno compadreando, el uno y el otro .
    Las malas políticas , el interés por el poder y la pasta ! La desafección al pueblo ???????? nos ha llevado a esta situación ! Todos cómplices ! Y digo TODOS… así que ahora no se rasguen las vestiduras ( y el pueblo pagando las consecuencias ) .
    No merecen confianza , ¡ NINGUNO !
    Dan ganas de salir corriendo y no mirar para atrás , .
    La UE cómplice en todo este desastre …
    Bueno no comento más , porque quizá no conteste lo correcto , pero aquí dejo mi opinión , de como veo la situación de España y de que nada , o casi nada valió dicha constitución , porque nunca fue cumplida .
    Mil gracias por tu artículo , como siempre acertado y bien expuesto !
    Un abrazo y A disfrutar de este día !

    • @dmin
      Publicado a las 10:39h, 06 diciembre Responder

      Querida Carmen:
      Amplío la respuesta. Mi escrito intenta —como siempre— ser breve, escueto y conciso. Hay algo en lo que no estoy de acuerdo… esta Constitución perduró ¡décadas! lo que nunca sucedió en España y, si eso se logró, fue un mérito: antes teníamos una Constitución de quita-y-pon, según tendencias. Creo sinceramente que, con sus defectos, debemos defenderla y que, con nuestra actitud, debemos poner las pilas a los distintos gobiernos y aprovechados varios. Encogernos de hombros dejará aún un futuro peor. Eso sí, añadiría: prisión para el político, presidente o no, que ponga en peligro la estabilidad del país. Veríamos como entonces cambiaban las tornas y, por supuesto que no elijan a los jueces que los juzguen. Con esto podríamos retomar la vida democrática.
      Un beso.

  • Carmen Gil Hernández
    Publicado a las 06:27h, 06 diciembre Responder

    Que perdona ,pero igual me fui por los cerros de Úbeda !
    Pero es tal mi tristeza , rabia , impotencia ! Que me desahogo diciendo lo que siento en esta nuestra querida España ;
    Hecha pedazos , sin libertad , humillada , empobrecida ,( gracias a todos , poder judicial, políticos e incluso me atrevería a decir al rey ) por eso , celebrar hoy algo , no se…
    Creo que fue buena , nuestra constitución en su justo momento , para la reconciliación de España , pero a partir de ahí…creo que muy pocas veces , o nunca se cumplió .
    Gracias ????????

    • @dmin
      Publicado a las 10:34h, 06 diciembre Responder

      En absoluto, Carmen:
      Simplemente expresas tu frustración como la de la mayoría de las personas sensatas en el país, por la actuación de políticos bastante irresponsables y de ciudadanía bastante cómoda y encogerse de hombros, aunque comprensible, no es lo que nos ayude a levantarnos: el codo-a-codo poniendo a cada cual en su sitio es posible que funcione.
      Besinos.

  • José Manuel Millán
    Publicado a las 09:00h, 06 diciembre Responder

    Hola Paloma. Si como decía el tango 20 años es nada 45 años es un poco más que nada. Y pasar de un sistema de buenos y malos a un sistema de respeto a que piensa diferente necesita mucho más tiempo. Hablas con gente que son de izquierdas o de derechas porque a su abuelo lo mataron los otros sin darle la más vueltas al asunto.. Pero es necesario llegar a los extremos para ver las consecuencias de nuestras decisiones de voto, y con la demostración de inoperancia primero y de cesarismo ahora ya hay muchísima gente que se lo está pensado. Y los propios políticos, los que quieren vivir de lo público están tomando nota viendo los límites del sistema y del poder, algo que no imaginaban. Creo que nada volverá a ser igual, incluyendo a los nacionalismos. Un abrazo.

    • @dmin
      Publicado a las 10:26h, 06 diciembre Responder

      Así es José:
      Quizás lo único positivo de todo esto es «la toma de conciencia política» (y no sólo la ciudadana), de que a menos que se tomen medidas, la situación se va a garete, y quedarán los de la «carta a los Reyes» fastidiando a un conjunto. Exigir tanto «tó-pa-mí» da la medida del quién es quién en el país. ¡Una pena! La democracia se adquiere con el «codo-a-codo» y marcando a los políticos. Aquí nos resignamos ¡mal asunto!
      Un beso.

  • Santiago Hernández De Andrés
    Publicado a las 10:04h, 06 diciembre Responder

    No tenemos remedio. Vemos a demasiada gente ensañarse con nuestra -imperfecta- Constitución, para, con quirúrgica precisión, pretender profundizar en los errores que deberían ser subsanados. Y es que ignoran -de forma estúpida o temeraria- que en el pacto constitucional los dos modelos de sociedad -uno unitario y autoritario, y el otro federalista e iliberal, a veces incluso abiertamente sedicioso- tuvieron que CEDER para poder facilitar la CONVIVENCIA. Y ese pacto, guste o no, sigue siendo una NECESIDAD. ¿Qué significa romper el pacto? Significa la vuelta al enfrentamiento civil y a la imposición. ¡Bah! Paloma…los que están arriba, ¡lo saben!: por eso su responsabilidad, la de Sánchez y los que le defienden, es una responsabilidad CRIMINAL. ¿Tiene solución? Quizás una desintegración del PSOE y sus sustitución por una fuerza nacional de ideología socialdemócrata y constitucionalista forzara el milagro…pero yo no creo en los milagros. Aceptemos lo que venga, y hagamos lo que sea correcto. Eso sí, mientras llega ese incierto futuro que, en realidad, nadie conoce, seamos sensatos y defendamos EL PACTO. Defendamos la Constitución, y también al REY, que viene últimamente siendo objeto de demasiado «fuego amigo» por parte de gente que no tiene ni puta idea de qué significa ser Rey en una monarquía constitucional.

    Un abrazo.

    • @dmin
      Publicado a las 10:22h, 06 diciembre Responder

      Querido Santi:
      Al 100% de acuerdo contigo. Mucha responsabilidad tendrán que tener los partidos en ejercicio y aspirantes en todo momento para poner fin a la Ley de Leyes más longeva en este país, que pareció un sainete a razón de Constitución nueva cada diez años. Ésta nos dio estabilidad en un juego no del todo perfecto pero ¡ahí está! Apelar a la responsabilidad política es cada vez más una utopía, por tanto apelo al sentido común ciudadano y confío en que no se vaya perdiendo en el camino.
      Besos.

  • Santiago Hernández De Andrés
    Publicado a las 10:37h, 06 diciembre Responder

    El peligro, Paloma, son los que la quieren derribar de facto y pretender que sigue vigente. Esos son mucho peores -y más despreciables- que los que proponen reformarla abiertamente y por la vía legal.

    • @dmin
      Publicado a las 10:52h, 06 diciembre Responder

      ¡Claro que es así, Santi!
      Por eso «nosotros» debemos exigir la participación total por referéndum de toda la ciudadanía de cualquier modificación constitucional. Así será como deberá hacerse cualquier cambio Constitucional y en ningún modo deberá ser parcial, como algunos pretenden. Las enmiendas, comúnmente aceptadas en cualquier país democrático serio. ¡Que nunca son «parciales» porque no procede.
      Un beso.

  • Isabel Quintana Vega
    Publicado a las 11:04h, 06 diciembre Responder

    Buen artículo, Paloma. De todas formas, siendo aberrante la historia y presente de la izquierda a lo largo y ancho del mundo, no hay que olvidar que el poder corrompe «ideologías» por doquier y de todos los colores. El problema es el de siempre. Son personas las que integran las instituciones y, por tanto, todo tipo de personalidades. Las ideas, los principios, la ética personal, la moral del grupo, etc, sólo son conceptos sobre papel que, al tener que ser llevados a la práctica, se diluyen con demasiada facilidad, pues, contra ellos nos encontramos con un sinfín de debilidades humanas que también crea, en gran medida, la misma sociedad que pontifica aquellos valores. Desgraciadamente, lo realmente extraño es encontrar, en cualquier ámbito, personas cuyos principios sean tan sólidos que la erótica del poder no los seduzca. Es tan atractivo, verdad? Tan atractivo como traicionero, al final.

    • @dmin
      Publicado a las 15:07h, 06 diciembre Responder

      Querida Isabel,
      Totalmente cierto pero ¡sigo pensando que es mucho más inteligente no dejarse arrastrar por la «erótica del poder»! Deberían leer «La Odisea» porque los cantos de sirenas están ahí. Luego cada cual tiene sus ambiciones. Si yo fuese uno de esos mandatarios querría pasar a la Historia como: «fue lo mejor que tuvo este país»; por eso creo que con todo lo que se venden ¡se venden muy barato!
      Muchos besos y muchas gracias.

  • Fernando
    Publicado a las 22:37h, 06 diciembre Responder

    Excelente artículo. Hace años que defiendo con escaso éxito entre mis amistades que la palabra facha ya está tan desgastada que hasta ha perdido un significado claro. Hay quien se acoge a la literalidad y considera que el fascismo es lo que se sacó de la manga Benito Mussolini y, por oportunismo político, lo de Franco. Yo sostengo que fascismo no es una ideología sino una forma de entender la política y el gobierno de un pueblo. Naturalmente, autoritarismo. Y eso no es ni de derechas ni de izquierdas, simplemente lo es y se ventea fácilmente en los “lideres” políticos.

    • @dmin
      Publicado a las 17:21h, 07 diciembre Responder

      Muchas gracias Fernando:
      El tan traído y llevado término lo están utilizando sin saber, como dices, a qué referirlo. Es claramente una actitud, sin tinte ideológico. De hecho y últimamente en este país hay mucho más fascismo de izquierda que de derecha y lo vivimos a diario.
      Un abrazo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.