Anomalías Graves

Paloma A. González Loché

La importancia del test masivo. Como aclaración a la ministra que justifica la mejor actuación de vecinos países por estar más “al oeste” cuando aquí veníamos advertidos meses antes, no creo que valga. En el este también están mejor. Todos los países del mundo se habían “preparado” y donde aparecen más infectados es porque van saliendo con los tests masivos, pero con esto sí han frenado el número de muertes… ¡¡¡Hoy se van incorporando a la vida!!! Con ciertas precauciones: el famoso lavado de manos y la mascarilla. Pero van avanzando. Y aquí seguimos con la zozobra y prórrogas para nada. Primera anomalía grave.

Contrataciones sin el menor control y a mayor precio del que pueden tener sin sentido alguno y hablamos de miles de millones de euros: mascarillas, buzos, ¡inservibles! Dando lugar al mayor número de contagiados al “este y al oeste” de nuestros cuerpos sanitarios y de seguridad. Se compran además tests inválidos y encima ponen trabas a que se haga por vía particular. Segunda anomalía grave.

Balones afuera: culpar a la oposición de las muertes que puedan producirse si no se prorroga el Estado de Alarma —que han convertido en uno de Excepción— es tan absurdo como admitir que en ese caso, las más de 30.000 personas fallecidas aunque creemos son muchas más se deben a la negligencia del Gobierno: algo no cuadra… Estaban bien advertidos meses antes. Mala estrategia exculpatoria pues no hay más cera que la que arde. Tercera anomalía grave.

¿Para qué sirve un Estado de Alarma? Obviamente como protector de la salud y evitar contagios pero… no para otros fines. No con ruedas de prensa diarias dándole a la noria con lo mismo durante horas y sin aportar “nada nuevo” porque no permiten prensa libre y hay que facilitar las preguntas; esto nunca pasa en todos los demás países democráticos del mundo y es bien saludable porque obliga al gobierno a ponerse las pilas. Cuarta anomalía y muy grave.

Las leyes. Las únicas que por respeto pueden promoverse son aquellas que se refieren a la salud y la economía lesionada por la pandemia. Las demás, que son las que se han venido produciendo y muy serias, sólo se pueden considerar ¡nulas! Mucho menos las restrictivas de derechos fundamentales. Quinta anomalía grave.

Tendrá que ponerse muy bien las pilas el gobierno esta quincena que espero sea la última, nada de sesenta días más, y actuar porque no podrá tenernos confinados de por vida para seguir actuando sin control y con privación de derechos fundamentales. Es de lógica. Y también tendrá que ponerse las pilas la oposición porque la cosa no consiste en “echar broncas” sino en actuar. Tests masivos y reactivación económica, ni regalos ni subvenciones como se pretende.

 

Anomalías-graves.docx (2 descargas)
Sin comentarios

Deja tu comentario